Estimados Socios:

“Cambio de Época” fue el lema de la pasada Reunión Regional de la Vicepresidencia Centro llevada a cabo en la ciudad de Puebla en noviembre pasado. Más allá de dar un nombre a la reunión, el lema pretende dar cuenta de aquellos cambios sociales que, dado su grave impacto en las sociedades y en los individuos, nos hace considerar que no sólo se trata de una época de cambios, sino que más estamos frente a un cambio de época, esto es, ante un momento histórico diferente.

Y como una forma de entender estas consecuencias sobre la conducta humana, se halla la psiquiatría; en apariencia una de entre varias especialidades, pero en realidad, la disciplina médica que mejor da cuenta de la mente y la conducta humana, de sus motivaciones y también de sus dolencias.

Este cambio de época se caracteriza por nuevas formas de comunicación pero también por nuevas formas de participación de las personas con respecto a su entorno, su comunidad y con las instituciones que los rigen. Las sociedades médicas han observado en la última década una necesidad creciente de responder a cuestionamientos hechos por grupos de pacientes o usuarios y ha sido necesario revisar la manera en que éstas proceden. Un área particular de interés ha sido el de las relaciones de las sociedades médicas con la industria farmacéutica. Atrás quedaron aquellas épocas en que industria y sociedades médicas operaban de una forma no transparente con apoyos económicos que parecían irrestrictos. Una nueva forma de relacionar ambas instancias ha dado por resultado al “Compliance”, que si bien no es una modalidad imperante y homogénea en todos los laboratorios, cada vez su inserción es mayor.

Para la Asociación Psiquiátrica Mexicana las cosas no han sido diferentes y es mandatorio que esta nueva época se caracterice por formas de adquisición de recursos claras y transparentes. Los apoyos económicos de la industria actualmente tienen que estar bien justificados y apegados a una normatividad; los tiempos de “bonanza y de magnánimos apoyos” han pasado. La participación de los asociados también debe apegarse a este cambio de época y debemos dejar de considerar a la asociación como un sitio obligado de “proveer” de manera no regulada. Estos tiempos deben caracterizarse por una forma de transitar a un modelo de relación más participativa, responsable y madura.

Las tres formas de adquisición de recursos basados en esta nueva visión se están llevando a cabo a través de 3 instancias:

  • 1. Cuotas. En días próxios se publicarán algunos beneficios que puede otorgarle a los socios el pago puntual de sus cuotas
  • 2. APM Edicioes y Convenciones. A través de la venta y promoción de las publicaciones de la APM.
  • 3. APM-net. Es la plataforma digital de la APM que no sólo es el medio que permite la educación médica continua y que a partir de ahora se halla incluída en la nueva página de la asociación.