Adaptado de página de la Asociación Psiquiátrica Americana.

https://www.psychiatry.org/patients-families/addiction/what-is-addiction

Adicciones.

¿Qué es la adicción?

La adicción es una condición compleja, una enfermedad cerebral que se manifiesta por el uso compulsivo de sustancias a pesar de las consecuencias perjudiciales. Las personas con adicción (trastorno severo por el uso de sustancias) tienen un enfoque intenso en el consumo de cierta(s) sustancia(s), como el alcohol o las drogas, hasta el punto en que esta situación toma el control de su vida. Siguen consumiendo incluso cuando saben que causará problemas. Sin embargo, existen varios tratamientos efectivos disponibles y las personas pueden recuperarse de la adicción y llevar una vida normal y productiva.

Las personas con un trastorno de uso de sustancias tienen alteraciones del pensamiento, comportamiento y funciones corporales. Los cambios en el cableado del cerebro son los que hacen que las personas tengan deseos intensos por alguna sustancia y dificultan el dejar de usarla. Los estudios de imagen cerebral muestran cambios en las áreas del cerebro que se relacionan con el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje, la memoria y el control del comportamiento.

Estas sustancias pueden causar cambios dañinos en la forma en que funciona el cerebro y pueden durar mucho tiempo después de los efectos inmediatos de la droga (la intoxicación). La intoxicación es el placer intenso, la calma, el aumento de los sentidos o “el vuelo” causado por la droga. Los síntomas de intoxicación son diferentes para cada sustancia.

Con el tiempo, las personas con adicción desarrollan una tolerancia, lo que significa que necesitan cantidades más grandes para sentir los efectos.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA - EUA), las personas comienzan a tomar drogas por diversas razones, entre ellas:

  • Sentirse bien - sentimiento de placer, "vuelo".
  • Sentirse mejor - por ejemplo, aliviar el estrés.
  • Para hacerlo mejor - mejorar el rendimiento.
  • Curiosidad y presión de grupo.

Las personas con trastornos adictivos pueden ser conscientes de su problema, pero no pueden detenerlo aunque lo deseen. La adicción suele causar problemas de salud así como en el trabajo, familiares y amigos. El uso indebido de drogas y alcohol es la principal causa de enfermedades prevenibles y muerte prematura.

Los síntomas del trastorno por uso de sustancias se agrupan en cuatro categorías:

  • Falta de control: fuerte deseo de usar la sustancia; intentos fallidos de reducir o controlar el uso de sustancias
  • Problemas sociales: el uso de sustancias hace que no se completen las tareas principales en el trabajo, la escuela o el hogar; las actividades sociales, laborales o de ocio se abandonan o se reducen.
  • Uso peligroso: la sustancia se utiliza en entornos riesgosos; uso continuado a pesar de los problemas conocidos.
  • Efectos de la droga: tolerancia (necesidad de cantidades mayores para obtener el mismo efecto); abstinencia (diferente para cada sustancia).

Muchas personas experimentan tanto una enfermedad mental como una adicción. La enfermedad mental puede estar presente antes de la adicción o la adicción puede desencadenar o empeorar un trastorno mental.

Las personas pueden desarrollar una adicción a:

  • Alcohol.
  • Marihuana.
  • PCP, LSD y otros alucinógenos.
  • Inhalantes, tales como disolventes de pintura y pegamento.
  • Analgésicos opioides como la codeína, la oxicodona, la heroína.
  • Sedantes, hipnóticos y ansiolíticos (medicamentos para la ansiedad, como los tranquilizantes).
  • Cocaína, metanfetamina y otros estimulantes.
  • Tabaco.

¿Cómo se trata la adicción?

El primer paso en el camino hacia la recuperación es el reconocimiento del problema. El proceso de recuperación puede verse obstaculizado cuando una persona niega tener un problema y carece de comprensión sobre el abuso de sustancias y la adicción. La intervención de amigos y familiares preocupados a menudo promueve la posibilidad de un tratamiento.

Un profesional de la salud puede realizar una evaluación formal de los síntomas para ver si existe un trastorno por uso de sustancias. Incluso si el problema parece grave, la mayoría de las personas con un trastorno por uso de sustancias pueden beneficiarse del tratamiento. Desafortunadamente, muchas personas que podrían beneficiarse de alguna intervención no reciben ayuda.

Debido a que la adicción afecta muchos aspectos de la vida de una persona, a menudo se requieren múltiples tipos de tratamiento. Para la mayoría, una combinación de medicamentos y terapia individual o grupal es la más efectiva. Los enfoques de tratamiento que abordan la situación de un individuo y cualquier problema médico, psiquiátrico y social coexistente pueden conducir a una recuperación sostenida.

Algunos medicamentos se usan para mitigar el deseo o antojo por las sustancias y aliviar los síntomas graves de abstinencia. La terapia puede ayudar a las personas adictas a comprender su comportamiento y motivaciones, desarrollar una mayor autoestima, enfrentar el estrés y abordar otros problemas de salud mental. El tratamiento también puede incluir:

  • Hospitalización
  • Comunidades terapéuticas (ambientes altamente controlados, libres de drogas) o casas de rehabilitación (sobrias).
  • Programas ambulatorios
  • Muchas personas encuentran útiles los grupos de autoayuda para individuos (Alcohólicos Anónimos, Narcóticos Anónimos) y sus familiares (Grupos de familia Al-Anon o Nar-Anon).

Prevención.

La adicción a las drogas es prevenible. La los esfuerzos en educación y prevención sobre el uso de drogas dirigidos a niños y adolescentes, involucrando a familias, escuelas, comunidades y medios de comunicación, pueden ser efectivos para reducir el uso indebido de sustancias.

Factores de riesgo/protectores para el abuso de drogas y adicción.

  • Comportamiento agresivo en la infancia/Buen autocontrol.
  • Falta de supervisión de los padres/Monitoreo y apoyo de los padres.
  • Habilidades sociales deficientes/Relaciones positivas.
  • Experimentación con drogas/Competencia académica.
  • Disponibilidad de drogas en la escuela/Políticas escolares antidrogas.
  • Pobreza comunitaria/Sentido de pertenencia en su vecindario.

13 principios del tratamiento efectivo de la adicción a las drogas.

Los siguientes 13 principios de tratamiento efectivo de la adicción a las drogas se desarrollaron en base a tres décadas de investigación científica. Los estudios demuestran que el tratamiento puede ayudar a las personas drogadictas a dejar de consumir sustancias, evitar recaídas y recuperar con éxito sus vidas.

  • La adicción es una enfermedad compleja, pero tratable, que afecta la función y el comportamiento del cerebro.
  • Ningún tratamiento individual es apropiado para todos.
  • El tratamiento debe estar fácilmente disponible.
  • El tratamiento efectivo atiende a las múltiples necesidades de la persona, no solo a su abuso de drogas.
  • Permanecer en el tratamiento por un período de tiempo adecuado es crítico.
  • La asesoría individual y/o grupal, así como otras terapias conductuales, son las formas más utilizadas de tratamiento para el abuso de drogas.
  • Los medicamentos son un elemento importante del tratamiento para muchos pacientes, especialmente cuando se combinan con asesoramiento y otras terapias conductuales.
  • El plan de tratamiento y servicios de una persona debe evaluarse continuamente y modificarse según sea necesario para garantizar que cumpla con sus necesidades cambiantes.
  • Muchas personas adictas a las drogas también tienen otros trastornos mentales.
  • La desintoxicación médicamente asistida es solo la primera etapa del tratamiento de la adicción y, por sí sola, hace poco para cambiar el abuso de drogas a largo plazo.
  • El tratamiento no necesita ser voluntario para ser efectivo.
  • El uso de drogas durante el tratamiento debe ser monitoreado continuamente, ya que pueden haber recaídas durante el mismo.
  • Los programas de tratamiento deben evaluar a los pacientes para detectar la presencia de VIH/SIDA, hepatitis B y C, tuberculosis y otras enfermedades infecciosas, así como brindar asesoramiento dirigido a la reducción de riesgos para ayudar a los pacientes a modificar o cambiar los comportamientos que los ponen en riesgo de contraer o propagar condiciones infecto-contagiosas.

Fuente (de la parte de prevención): Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA). Estos principios se detallan en los Principios del tratamiento de la drogadicción de NIDA: una guía basada en la investigación.

Cómo ayudar a un amigo o familiar.

Algunas sugerencias para empezar:

  • Aprende todo lo que puedas sobre el abuso y adicción al alcohol y/o drogas.
  • Habla y ofrece tu apoyo: habla con la persona sobre sus inquietudes y ofrece ayuda y apoyo, incluida la voluntad de acompañarlo a obtener ayuda. Al igual que otras enfermedades crónicas, entre más temprano se trate la adicción, mejor.
  • Expresa amor y preocupación: no esperes a que tu ser querido "toque fondo". Es posible que se encuentre con excusas, negación o enojo. Prepárate para responder con ejemplos específicos del comportamiento que preocupen.
  • No esperes que la persona se detenga sin ayuda: lo has escuchado antes (promete reducirla, detenerla), pero no funciona. Se necesitan tratamiento, apoyo y nuevas habilidades de afrontamiento para superar la adicción al alcohol y las drogas.
  • Apoya la recuperación como un proceso continuo: una vez que tu amigo o familiar esté recibiendo tratamiento o asistiendo a reuniones, permanece involucrado. Continúa demostrando que te preocupa que su recuperación sea exitosa a largo plazo.

Algunas cosas que no quieres hacer:

  • No prediques: no sermonees, amenaces, sobornes, prediques o moralices.
  • No seas un mártir: evita los llamamientos emocionales que pueden aumentar los sentimientos de culpa y la compulsión de beber o usar otras drogas.
  • No te cubras, mientas o excuses su comportamiento.
  • No asumas sus responsabilidades: asumir sus responsabilidades los protege de las consecuencias de su comportamiento.
  • No discutas cuando consuma: evita discutir con la persona cuando está consumiendo alcohol o drogas; en ese momento él/ella no puede tener una conversación racional.
  • No te sientas culpable o responsable por su comportamiento; no es tu error.
  • No te unas a ellos: no trates de conservarlos consumiendo.

Adaptado de: Consejo Nacional sobre Alcoholismo y Drogodependencia.

Condiciones relacionadas.

Trastorno de juego.

En la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), el trastorno del juego se incluye en una nueva categoría de adicciones conductuales. La investigación ha demostrado que el trastorno por juego es similar a los trastornos relacionados con sustancias en muchos aspectos. Reconocer estas similitudes ayudará a las personas con este tipo de condición a obtener el tratamiento y los servicios necesarios; así mismo puede ayudar a otros a comprender mejor los desafíos.

Trastorno de juego en Internet.

El trastorno de juego en Internet está incluido en el DSM-5 en la sección de trastornos que requieren investigación adicional. Este es el resultado de la literatura científica que demuestra que el uso persistente y recurrente de los juegos en Internet, y la preocupación por ellos, puede provocar un deterioro o malestar clínicamente significativo. Los criterios de esta condición no incluyen el uso general de Internet o las redes sociales.

Trastorno por consumo de cafeína.

La intoxicación por cafeína y la abstinencia de cafeína están incluidas en el DSM-5. Sin embargo, el trastorno por consumo de cafeína se encuentra en la sección del DSM-5 para afecciones que requieren investigación adicional. Si bien hay evidencia para apoyar esto como un trastorno, los expertos concluyen que aún no está claro en qué medida es un problema clínicamente significativo.

Revisor médico: Ranna Parekh, M.D., M.P.H.

Enero 2017.