Depresión

Dra. Jacquline Cortés Morelos
¿Qué es la Depresión?
Desde el punto de vista médico, se considera que la depresión es una enfermedad del estado de ánimo.


¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de la depresión son variables, por lo que pueden abarcar los siguientes:



Estado de ánimo irritable o triste la mayoría de las veces.
Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.
Dificultad para conciliar el sueño o dormir en exceso.
Cambios notorios en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
Cansancio y falta de energía.
Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
Dificultad para concentrarse.
Movimientos lentos o dificultades para mantenerse quieto.
Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
Sentimientos de desesperanza y abandono.
Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.


Esta enfermedad puede estar presente en cualquier persona; para saber si estás deprimido,
 
tendrías que monitorizar si sientes tristeza la mayor parte del tiempo, a lo largo del día, casi todos los días y/o experimentar una pérdida de la capacidad para disfrutar de las cosas que antes te producían placer.
En los niños y adolescentes, es posible que la tristeza no sea un síntoma notorio, siendo sustituida por enojo o irritabilidad, dando como consecuencia agresividad, que puede ser física, verbal o psicológica y estar dirigida hacia uno mismo o hacia los demás.


Además de lo mencionado se deben presentar 5 o más de los siguientes síntomas:


*Alteraciones del sueño:
Las alteraciones del sueño pueden ser aumento de éste (hipersomnia), es decir, que la persona siempre tiene sueño, incluso a pesar de dormir las horas necesarias; también pueden ser por disminución (insomnio), el cual puede ser inicial, intermedio o terminal. El insomnio inicial se caracteriza por la imposibilidad de conciliar el sueño cuando te vas a la cama, pasando una, dos o más horas sin poder quedarte dormido, tengas o no sueño. El insomnio intermedio se caracteriza por despertarse en la noche una vez que ya te hayas dormido; puedes despertar una o varias veces, con o sin dificultad para conciliar el sueño nuevamente. El insomnio terminal es aquel en el que despiertas muy temprano sin motivo, y ya no te puedes volver a dormir hasta que amanece, lo cual suele traer como consecuencia aumento de sueño durante el día. El sueño no reparador es aquel en el que, a pesar de que duermes, no hay una sensación de descanso al despertar, incluso habiendo dormido un número de horas suficiente.



*Alteraciones en el apetito:
Dentro de estas, se puede experimentar poco/nulo deseo por comer, o bien, una sensación constante de “hambre”. Puede verse reflejado en el peso; los niños pueden no alcanzar el peso adecuado para su estatura y edad.


*Alteración psicomotriz:
Esta se nota en agitación o sentimientos de inquietud, o bien, sentirse lento en las actividades que se realizan.


*Emociones negativas continuas o repetidas:
Como sentimientos de culpa excesiva, de inutilidad o de incapacidad de hacer las cosas. Estos pueden estar acompañados de inseguridad e indecisión.


*Problemas cognitivos:
Como una marcada disminución en la capacidad para pensar o concentrarse, lo cual muchas veces se refleja en olvidos más frecuentes de lo normal para ti.
*Pensar en la muerte:
Este tipo de ideas pueden estar presentes en cualquier grado de severidad de la depresión (que puede ser leve, moderada o grave), y en los casos más graves, pueden llegar a los pensamientos de suicidio.



*Alteraciones del funcionamiento en la vida diaria:
Cuando la depresión está presente, puede haber falta de funcionamiento adecuado en la escuela, el trabajo, la pareja, la familia, o un malestar importante a nivel personal.


¿Cuáles son las causas de la depresión?
Aunque no se conocen todos los motivos de la depresión, la ciencia ha demostrado que hay varios aspectos que son muy importantes, por lo que los principales son:


-Herencia (genética).
-Aspectos desafortunados de la vida (traumas).
-Alteraciones en sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores (principalmente serotonina).


Otras características de los pacientes deprimidos.
Algunos pacientes lloran fácilmente, otros quieren hacerlo pero no pueden y algunos más, a pesar de tener el deseo, lo evitan para que no se note su tristeza.
Algunos pacientes tienen pesadillas, las cuales tienden a desaparecer a medida que va mejorando su estado de ánimo.
Es muy frecuente que la depresión se acompañe de otras enfermedades emocionales; las más comunes son los trastornos de ansiedad.


El tratamiento depende de la severidad y duración.
Cuando es leve y ha durado menos de un año, el tratamiento puede ser sólo con psicoterapia, antidepresivos o la combinación de ambos. Si se considera moderada, la intervención sería con psicoterapia y antidepresivos. Finalmente, cuando el caso es grave, además de la psicoterapia y el uso de antidepresivos, puede ser necesario, en algunas ocasiones, hospitalizar al paciente para salvaguardar su vida o su integridad física.


Los antidepresivos son medicamentos que no causan dependencia o adicción. Indicados y manejados por un médico especialista, dan buenos resultados en el tratamiento, mismo que debe de durar un mínimo de seis meses a un año. Existen otros tratamientos que no necesariamente implican el uso de medicamentos, como por ejemplo, la Estimulación Magnética Transcraneal (EMT). Tratarte en caso de que padezcas depresión mejora notablemente tu funcionalidad, tu calidad de vida, y en casos severos, incluso se conserva la integridad física y la vida, ya que con la mejoría anímica las ideas de muerte o de suicidio van desaparecer.


Fuentes.
American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed, (DSM-V™).
Guerrero JB, Heinze G, Ortíz S, Cortés J, Barragan V y Flores M. (2013). Factores que predicen depresión en estudiantes de Medicina. Gaceta Médica de México, 149: 598-604.
Guía Práctica. Manejo del espectro Depresión-Ansiedad. México, Departamento de Psicología Médica, Psiquiatría y Salud Mental. Universidad Nacional Autónoma de México, 2002.
Medina Mora y cols., Prevalencia de Trastornos Mentales y uso de servicios: Resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México. Salud Mental, 2003; 26(4): 2003